Vacuna contra el COVID-19:

Mitos versus hechos

Hoy más que nunca, el tener acceso a información precisa sobre la vacuna COVID-19 en el sur de Florida es crucial. Al obtener información asegúrese de que ha sido originada desde una fuente confiable y que se actualiza regularmente. Desafortunadamente, ha circulado mucha desinformación sobre las vacunas coronavirus y su desarrollo. Es importante distinguir entre los mitos y los hechos sobre las vacunas COVID-19, para que pueda tomar la mejor decisión para usted y su familia.

MITO

El desarrollo de la vacuna fue apresurado por lo que su eficacia y seguridad de la vacuna COVID no merece confianza.

VERDAD

Dada la velocidad, es natural preguntarse: ¿Es segura la vacuna contra el coronavirus? Aun cuando las vacunas contra el coronavirus fueron desarrolladas con mayor rapidez que otras vacunas del pasado, han sido cuidadosamente probadas en miles de personas y se están monitoreando.

Los expertos médicos desde el sur de Florida hasta todo el mundo, y los gobiernos del mundo han invertido importantes recursos para el desarrollo acelerado de una vacuna contra el COVID-19, debido al impacto mundial de la pandemia. Tanto la vacuna Pfizer COVID-19 como la vacuna Moderna COVID-19 utilizaron procesos similares en el desarrollo de su vacuna. Aun cuando el COVID-19 es nuevo, estos tipos de virus (llamados coronavirus) han sido estudiados desde la década de los años sesenta. Este conocimiento ha servido a los científicos para comprender el virus y producir una vacuna rápidamente.

Desde entonces, más de 130 millones de personas en todo el país han recibido las vacunas contra el COVID-19 bajo la más intensa supervisión en la historia de Estados Unidos. Solo en Florida, se han administrado casi 14 millones de dosis de vacunas. Los resultados de este seguimiento son tranquilizadores: algunas personas no presentan efecto secundario alguno, mientras que muchas personas señalan que sienten algún dolor o hinchazón en el lugar de la vacunación, dolor de cabeza, escalofríos, o algo de temperatura. Todos son leves y temporales.

Un reducido número de personas ha presentado una reacción alérgica grave, pero ha sido algo extremadamente raro. Y de presentarse, el profesional de cuidado de la salud que aplique la vacuna COVID-19 tiene acceso a medicamentos con los que tratar la reacción de forma inmediata y eficaz.

MITO

La vacuna contra el COVID-19 entra en sus células y cambia su ADN.

VERDAD

No. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 cambia o interactúa de ninguna manera su ADN.

La vacuna Pfizer COVID-19 y la vacuna Moderna COVID-19 instruyen a sus células para que se active su sistema inmunológico y le proteja. Los materiales usados en estas vacunas contra el COVID-19 jamás llegan hasta la parte de sus células en la que se encuentra el ADN. Ello significa que no pueden afectar o interactuar de ninguna manera su ADN. En cambio, estas vacunas trabajan con las defensas naturales de su cuerpo para desarrollar inmunidad ante la enfermedad.

La vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson trabaja de manera ligeramente distinta. Emplea un virus diferente e inofensivo para llevar instrucciones a sus células y decirles que comiencen a aumentar las defensas. Las instrucciones son entregadas en la forma de material genético que nunca se integra al ADN de la persona. Estas instrucciones, en cambio, le indican a la célula que produzca un pedazo de virus inofensivo que causa el COVID-19 y así se dispare el sistema inmunológico que reconozca el virus que causa el COVID-19 y comience a producir los anticuerpos, así como activa otras células inmunológicas, y combate lo que considera una infección.

Independientemente de la vacuna por la que usted opte, al final del proceso, su cuerpo habrá aprendido cómo protegerse contra una futura infección del COVID-19.

MITO

Los ingredientes de la vacuna COVID-19 contienen sustancias controvertidas.

VERDAD

Entonces, ¿qué ingredientes contiene la vacuna COVID-19? La vacuna Pfizer COVID-19, Moderna COVID-19 y la vacuna Johnson & Johnson COVID-19 contienen ingredientes normales en vacunas, como moléculas de cadena sencilla, grasas, sales y pequeñas cantidades de azúcar. Estas vacunas no fueron desarrolladas con tejido fetal y no contienen material de implantes, microchips o dispositivos localizadores.

MITO

Los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19 son peligrosos.

VERDAD

La vacuna contra el COVID-19 puede presentar efectos secundarios, pero la mayoría son a corto plazo y no son serios o peligrosos. Algunas personas experimentan dolor donde fueron inyectados, dolor del cuerpo, dolor de cabeza o fiebre, que tienden a durar no más de uno o dos días. Estas son señales de que la vacuna está activando el sistema inmunológico.

Si persisten los síntomas más de dos días, usted debe comunicarse con su médico. Si tiene alguna alergia, especialmente de tipo severo que requiera del uso de una EpiPen, converse con su médico acerca las posibles reacciones alérgicas de la vacuna contra el COVID-19, quien podrá evaluar su riesgo y proporcionarle más información sobre vacunarse o no, o cómo hacerlo de manera segura.

Si no tiene un médico, encuentre uno aquí.

MITO

La vacuna contra el COVID-19 es más riesgosa que la vacuna contra la influenza.

VERDAD

Los datos aún sin procesar indican que la tasa de efectos secundarios reportados después de recibir las vacunas contra el COVID-19 (desde problemas de salud leves a severos o el fallecimiento) es muchas veces mayor que en el caso de la vacuna contra la influenza. 

Sin embargo, estos informes, que son enviados a los sistemas de monitoreo administrados por el gobierno federal, no han sido verificados. Los CDC y los expertos, por tanto, indican que los datos no pueden utilizarse para llegar a conclusión alguna y son demasiado nuevos como para establecer cuadros comparativos de importancia con las vacunas contra la influenza.

MITO

Usted ya ha tenido el COVID-19, de manera que no necesita vacunarse.

VERDAD

Las personas que se han enfermado con el COVID-19 aún pueden beneficiarse con la vacuna. Dados los severos riesgos de salud asociados con el COVID-19 y el hecho de que es posible re-infectarse con el COVID-19, se puede aconsejar a las personas que reciban la vacuna contra el COVID-19 aun cuando hayan tenido la enfermedad.

Actualmente, no existe suficiente información disponible que indique sí, o por cuánto tiempo, dura la protección contra el COVID-19 después de haberla padecido. La evidencia inicial sugiere que la inmunidad natural contra el COVID-19 puede no durar mucho, pero se requieren mayores estudios para entender esto mejor.

MITO

La vacuna le puede enfermar con el COVID-19.

VERDAD

¿Se pregunta si puede contraer el coronavirus por tomar la vacuna COVID-19?
La vacuna contra el COVID-19 no puede enfermarle con el COVID-19. Ello se debe a que ninguna de las vacunas, de hecho, contiene el virus. Si presenta efectos secundarios como escalofríos, fiebre o fatiga, siente que estuviera por enfermarse, en realidad, se trata de la activación de su sistema inmunológico para que cumpla con lo que se supone debe hacer para protegerle.

MITO

Usted está saludable. No necesita la vacuna.

VERDAD

 El COVID-19 puede ser severo para todos. La protección que obtiene de la vacuna no es solo para usted, sino también para otros a su alrededor en el sur de la Florida. Mientras más personas estén vacunadas, menos se podrá transmitir el virus y más rápidamente podemos salir de esta pandemia, y volver a un estilo de vida normal en el sur de Florida. Si tiene alguna inquietud específica sobre cómo usted pudiera reaccionar al virus, consulte con su proveedor de cuidado de la salud. Si no tiene un médico, encuentre uno aquí.

MITO

La vacuna contra el COVID-19 puede afectar la fertilidad de las mujeres.

VERDAD

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos considera los argumentos que asocian la vacuna contra el COVID-19 con la infertilidad “infundados” y “científicamente reprobados”.

De hecho, durante las pruebas de la vacuna COVID-19 de Pfizer, 23 mujeres voluntarias involucradas en las pruebas se embarazaron. La única mujer que sufrió pérdida del embarazo no había recibido la vacuna, sino el placebo.

Las mujeres embarazadas o que intentan quedar embarazadas deben tomar en cuenta los hechos de la vacuna coronavirus, así como lo que pudiera llegar a suceder de presentar síntomas severos del COVID-19 mientras estén embarazadas, lo que pudiera representar un impacto serio potencial para el embarazo y la salud de la madre.

Voces de nuestra comunidad del sur de Florida sobre COVID-19

Dr. Sergio Segarra
Baptist Hospital of Miami
{Hacer que todos se vacunen impulsa a nuestra comunidad hacia adelante. Es la mejor y más rápida forma para que podamos volver a la vida con nuestros seres queridos de forma segura, volver al trabajo y volver a disfrutar de las actividades.{
Dr. Yvonne Johnson
South Miami Hospital
{Millones de personas ya se han vacunado, porque son una forma segura y sencilla de mantenerte protegido. Pregúntele a su médico si tiene alguna pregunta, porque estamos aquí para ayudarlo.{
Dr. Lopez-Luciano
Homestead Hospital
{Hágalo para ayudar a mantener la seguridad de su comunidad. Si contrae COVID-19, es posible que no tenga ningún síntoma grave, pero podría poner en peligro la vida de su familia y amigos con otros problemas de salud.{